Urangea
a
Copyright Urangea Lic: Roberto Angel Conde 2017
InicioGnosisDoctrina Cristica de la nutricion

Doctrina Cristica de la nutricion

Doctrina Cristica de la nutricion

La doctrina crística de la nutrición. Pues en verdad os digo que de una misma madre procede cuanto vive bajo la tierra, y quien mata, mata a su Hermano.

Y satán tendrá morada en su cuerpo.

Pues en verdad os digo que quien mata se mata asi mismo, y quien come la carne de los animales muertos, que mata o manda matar,  come del cuerpo de la muerte, pues cada gota de su sangre se mezcla con la suya y la envenena.

Os he dado toda hierba que lleva semilla sobre la faz de toda la tierra y todo árbol en el que se halla el fruto de una semilla que dara el árbol este será vuestro alimento

No matéis ni a hombres ni a animales, ni siquiera el alimento que llevéis a la boca. Pues sí coméis alimento vivo, el mismo os vivificara, pero si matáis vuestro alimento la comida muerta os matara también. Pues la vida viene de la vida y de la muerte viene siempre la muerte

Y todo cuanto mata vuestro cuerpo también mata vuestra alma.

nutricion-cristica

Y vuestros cuerpos se convierte en lo que son vuestros alimentos igual que vuestros espiritus se convierten en lo que son estos pensamientos

Por tanto no comáis nada que el fuego, el hielo o el agua haya destruido, pues alimentos quemados, helados o descompuestos quemaran, helaran y corromperán también vuestro cuerpo. Y no preparéis vuestros alimentos con el fuego de la muerte que mata vuestro alimentos, vuestros cuerpos y también vuestras almas.

Vuestro cuerpo es lo que coméis y vuestro espíritu es lo que pensáis.

Comed todas las frutas de los árboles, todas las hierbas de los campos, pues provienen de vuestra Madre terrenal, mas no comáis nada de lo que el fuego de la muerte haya dado sabor pues proviene de satan.

Humedeced el trigo en agua ponedlo al aire y dejando de la mañana a la tarde bajo el sol, moled entonces vuestro grano haced finas obleas ponedlo del nuevo bajo el sol en cuanto aparezca y cuando se halle en lo más alto de los cielos dadle la vuelta y dejadlas así hasta que el sol se ponga.

Pues el fuego del sol da vida al trigo, al pan y al cuerpo y el fuego de la muerte mata el trigo, el pan y el cuerpo.

Comed siempre de la mesa de Dios los frutos de los arboles, el grano y las hierbas del campo  y la miel de las abejas, pues más allá de esto es de satan que lleva a la enfermedad que conduce hacia la muerte.

Los alimentos que coméis de la mesa de Dios dan fortaleza y juventud a vuestro cuerpo y nunca conoceréis la enfermedad

La mesa de Dios alimento a Matusalem, y en verdad os digo que si vivis como el vivio tendréis una vida larga bajo la tierra.

No cocinéis ni mezleis todas las cosas unas con otras, o vuestros intestinos se convertirán en ciénagas humeantes.

Contentaos con dos o  tres tipos de alimento que siempre hallareis en vuestra madre tierra.

Si mezclais en vuestro cuerpo todo tipo de alimentos entonces cesará la paz en vuestro cuerpo y se desatara en vosotros una guerra interminable.

No comais hasta no poder mas, tomad cuenta de cuanto hayais comido cuando os sintáis saciados y comed siempre menos de una tercera parte de ello.

No obstaculicéis la obra de los ángeles en vuestro cuerpo comiendo demasiado a menudo, quien come más de dos veces diarias hace en el obra de satan.

Comed tan sólo cuando el sol este en lo más alto de los cielos y de nuevo cuando se ponga

Y nunca conoceréis enfermedad

Y si desais que satan os evite  de lejos sentaos entonces sólo una vez al día a la mesa de Dios.

Y entonces serán numerosos vuestros días bajo la tierra,

No comáis como los paganos que se atiborran con prisa, respirad larga y profundamente en todas vuestras comidas, y masticad con vuestros dientes para que se vuelva agua y comed lentamente

Vuestro cuerpo es un templo y vuestras entrañas un altar.

Cuando comeis con tristeza o con ira o sin deseo se convierte en veneno en vuestro cuerpo pues el alimento de satan lo corrompe todo.

Poned con alegría vuestras ofrendas sobre el altar de vuestro cuerpo y dejad que todos vuestros malos pensamientos de alejen de vosotros cuando comais.

Y nunca os sentéis a la mesa antes de que os llame el angel del apetito.

Entonces vuestra vida será larga sobre la tierra y os servirá todos los días el angel de la alegría.

Durante seis días alimentad a vuestro cuerpo con los dones de la Madre terrenal más en el séptimo santificad vuestro cuerpo y no comais ningún alimento, entonces no conoceréis más enfermedad sobre la tierra y viviréis por siempre en el reino los cielos.

No os despertéis de noche ni durmáis de dia.

Seguid el ejemplo del agua cuando corre, del viento al soplar, del sol naciente y poniente, de las plantas y los árboles en su crecer, de los animales cuando corren y retozan, de la luna creciente y menguante, de las estrellas en su ir y venir.

Todas estas cosas se mueven y realizan sus tareas. Porque cuánto tiene vida se mueve y sólo lo que está muerto permanece quieto.

No caigáis en esclavos de satan y vuestra Madre terrenal y nuestro Padre celestial os enviaran sus ángeles para que os amen, os enseñen y os sirvan.

Jesus hablo de los Demonios como seres que se alimentan de nuestras energías produciéndonos enfermedad. Para ello necesitan que bajemos nuestra vibración cosa que hacemos cuando comemos alimentos muertos o cuando sentimos sentimientos negativos como tristeza, miedo, ira, lujuria, odio, impaciencia .

Vibrando alto estos seres nada nos pueden hacer. Esto se logra cuidando nuestro templo y nuestro altar.

Compartir:
Evaluar

serafinsolar@gmail.com

Comments
  • Hola

    Esta genial tu articulo y hay cuantiosas cosas que no sabía que me has aclarado, esta genial..

    te quería devolver el espacio que dedicaste, con unas infinitas gracias,
    por instruir a personas como yo jijiji.

    Besos, saludos

    28 agosto, 2017

Dejar su comentario

X