Urangea
a
Copyright Urangea Lic: Roberto Angel Conde 2017
InicioFacatativaEl Dorado II en sabana occidente

El Dorado II en sabana occidente

El Dorado II en sabana occidente

Señores

Autoridad Nacional de Licencias Ambientales

Cl. 37 # 8 – 40, Bogotá

Bogotá D.C. 

Asunto: negación de licencia ambiental al proyecto aeropuerto dorado II.

Nos permitimos solicitar adopten las medidas necesarias de protección a derechos colectivos amenazados:

  1. a) El goce de un ambiente sano, de conformidad con lo establecido en la Constitución, la ley y las disposiciones reglamentarias;
  2. c) La existencia del equilibrio ecológico y el manejo y aprovechamiento racional de los recursos naturales para garantizar su desarrollo sostenible, su conservación, restauración o sustitución. La conservación de las especies animales y vegetales, la protección de áreas de especial importancia ecológica, de los ecosistemas situados en las zonas fronterizas, así como los demás intereses de la comunidad relacionados con la preservación y restauración del medio ambiente;
  3. d) El goce del espacio público y la utilización y defensa de los bienes de uso público;
  4. e) La defensa del patrimonio público;
  5. m) La realización de las construcciones, edificaciones y desarrollos urbanos respetando las disposiciones jurídicas, de manera ordenada, y dando prevalencia al beneficio de la calidad de vida de los habitantes;

Con fundamento en:

El principio de prevalencia acompaña a las normas ambientales, junto a las constitucionales, en su condición de normas horizontales, presentes en todas las ramas del ordenamiento jurídico. Al mismo tiempo, constituye la garantía de que cualquier otra norma respetará al medio ambiente, considerando a este como un bien esencial y frágil, merecedor de la máxima protección. Podría decirse que las normas ambientales protegen el soporte sobre el que se asientan las demás actividades, económicas para el actual caso.

Conceptualización

Un sistema hídrico se define dentro de la Estructura Ecológica Principal, como el principal conector ecológico del territorio urbano y rural, y se soporta en sus elementos constitutivos:

  1. Principales áreas de recarga del acuífero.
  2. Rondas de nacimientos y quebradas.
  3. Rondas de ríos y canales.
  4. Humedales y sus rondas.
  5. Valle aluvial del río Subachoque, Balsillas y sus afluentes, cuencas y microcuencas.

La visión del sistema hídrico va más allá de los espacios que éste ocupa, debe ser analizado como el conjunto de componentes físicos, bióticos y sociales que determinan su funcionamiento, tales componentes interactúan y mantienen unas relaciones para la permanente transformación del sistema en sí, logrando su equilibrio ecosistemico.

En relación con el suelo el IGAC acoge una clasificación de clases o vocaciones agrologicas I al VIII, que genera lineamientos para la planificación y el ordenamiento ambiental, territorial y productivo rural en los ámbitos nacional, regional y departamental.

Mediante providencia C-703 de 2010, la Corte Constitucional delimitó el alcance de los principios de precaución y prevención ambiental y, además, estableció ciertas distinciones entre ambos principios:

“Los principios que guían el derecho ambiental son los de prevención y precaución, que persiguen, como propósito último, el dotar a las respectivas autoridades de instrumentos para actuar ante la afectación, el daño, el riesgo o el peligro que enfrenta el medio ambiente, que lo comprometen gravemente, al igual que a los derechos con él relacionados. Así, tratándose de daños o de riesgos, en los que es posible conocer las consecuencias derivadas del desarrollo de determinado proyecto, obra o actividad, de modo que la autoridad competente pueda adoptar decisiones antes de que el riesgo o el daño se produzcan, con el fin de reducir sus repercusiones o de evitarlas, opera el principio de prevención que se materializa en mecanismos jurídicos tales como la evaluación del impacto ambiental o el trámite y expedición de autorizaciones previas, cuyo presupuesto es la posibilidad de conocer con antelación el daño ambiental y de obrar, de conformidad con ese conocimiento anticipado, a favor del medio ambiente; en tanto que el principios de precaución o tutela se aplica en los casos en que ese previo conocimiento no está presente, pues tratándose de éste, el riesgo o la magnitud del daño producido o que puede sobrevenir no son conocidos con anticipación, porque no hay manera de establecer, a mediano o largo plazo, los efectos de una acción, lo cual tiene su causa en los límites del conocimiento científico que no permiten adquirir la certeza acerca de las precisas consecuencias de alguna situación o actividad, aunque se sepa que los efectos son nocivos”.

Acuíferos y zona de recarga de acuíferos

El artículo 79 de la Constitución Política establece: Todas las personas tienen derecho a gozar de un ambiente sano. La ley garantizará la participación de la comunidad en las decisiones que puedan afectarlo. Es deber del Estado proteger la diversidad e integridad del ambiente, conservar las áreas de especial importancia ecológica y fomentar la educación para el logro de estos fines.

Artículo 82. Es deber del Estado velar por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al uso común, el cual prevalece sobre el interés particular….

La misma Corte Constitucional respecto al derecho a un ambiente sano afirmo que “sólo puede ser concebido como un derecho colectivo. Sin embargo, lo cierto es que la Corte Constitucional en su jurisprudencia le ha reconocido que el goce efectivo de muchos otros derechos individuales, como por ejemplo los derechos a la vida, a la salud y a la intimidad, depende de que se proteja y garantice el medio ambiente. En ese sentido, el derecho a un ambiente sano es también un derecho subjetivo de todo ser humano, en tanto se considera titular del derecho a vivir sanamente y sin injerencias indebidas.” ( Sentencia T 271, 2010)

El decreto 3600 de 2007 al respecto establece en el artículo 4°. Categorías de protección en suelo rural. Las categorías del suelo rural que se determinan en este artículo constituyen suelo de protección en los términos del artículo 35 de la Ley 388 de 1997 y son normas urbanísticas de carácter estructural de conformidad con lo establecido 15 de la misma ley:

  1. Areas de conservación y protección ambiental. Incluye las áreas que deben ser objeto de especial protección ambiental de acuerdo con la legislación vigente y las que hacen parte de la estructura ecológica principal, para lo cual en el componente rural del plan de ordenamiento se deben señalar las medidas para garantizar su conservación y protección. Dentro de esta categoría, se incluyen las establecidas por la legislación vigente, tales como:

1.4. Las áreas de especial importancia ecosistémica, tales como páramos y subpáramos, nacimientos de agua, zonas de recarga de acuíferos, rondas hidráulicas de los cuerpos de agua, humedales, pantanos, lagos, lagunas, ciénagas, manglares y reservas de flora y fauna.

El Decreto 2372 de 2010 (julio 10 de 2010), cuyo objeto fue reglamentar el Sistema Nacional de Areas Protegidas. las categorías de manejo que lo conforman y los procedimientos generales relacionados con este, determino en su artículo 29. Ecosistemas Estratégicos. Las zonas de paramos, subparamos, los nacimientos de agua y las zonas de recarga de acuíferos como áreas de especial importancia ecológica gozan de protección especial, por lo que las autoridades ambientales deberán adelantar las acciones tendientes a su conservación y mane]o, las que podrán incluir su designación como áreas protegidas bajo alguna de las categorías de manejo previstas en el presente decreto.

Ley 99 de 1993, consagró dentro de los principios generales que debe seguir la política ambiental colombiana, definidos en su artículo 1°: que la biodiversidad por ser patrimonio nacional y de interés de la humanidad debe ser protegida prioritariamente y aprovechada en forma sostenible. Así mismo debe tener en cuenta el derecho de los seres humanos a una vida saludable y productiva en armonía con la naturaleza. En el numeral 4 establece: Las zonas de páramos, subpáramos, los nacimientos de agua y las zonas de recarga de acuíferos serán objeto de protección especial.

En el artículo 111. Declárense de interés público las áreas de importancia estratégica para la conservación de recursos hídricos que surten de agua los acueductos municipales y distritales……

Igual esta ley 99 de 1993 estableció en su Artículo 61º. Declárase la Sabana de Bogotá, sus páramos, aguas, valles aledaños, cerros circundantes y sistemas montañosos como de interés ecológico nacional, cuya destinación prioritaria será la agropecuaria y forestal.

Con el fin de reglamentar este articulo la resolución 222 de 1994, (Agosto 3) estableció en su: Artículo 2: El área a que se refiere el artículo 61 de la Ley 99 de 1993, respecto de la Sabana de Bogotá, sus páramos, aguas, valles aledaños, cerros circundantes y sistemas montañosos corresponde a los municipios de Bojaca, Cajica, Chia, Choconta, Cogua, Cota, Cucunuba, Facatativa, Funza, Gachancipa, Guasca, Guatavita, La Calera, Madrid, Mosquera, Nemocon, Santafe De Bogota, Sesquile, Sibate, Soacha, Sopo, Subachoque, Suesca, Tabio, Tausa, Tenjo, Tocancipa, Villapinzon Y Zipaquira.

Esta resolución involucra de manera expresa los municipios de Madrid, Mosquera, Funza y Facatativá.

El polígono de predios requeridos para la construcción del Aeropuerto El Dorado II quedó establecido por las coordenadas en principio, resolución 2176 del 02 de septiembre de 2015 de la Unidad Administrativa Especial de Aeronáutica Civil.

Dicho polígono se encuentra dentro del acuífero Sabana de acuerdo al plano hidrogeologico No 711-GEN-ABA-01 establecido dentro del PMAA(plan maestro de acueducto y alcantarillado) para los municipios de Facatativá, Madrid, Mosquera y Funza, según contrato 1-02-4000-711/99, efectuado entre la Gobernacion de Cundinamarca, la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Bogotá con la firma Hidroconsulta. El polígono se localiza en la zona de recarga de acuíferos como área de especial importancia ecológica de los municipios afectados por este proyecto.

También el polígono del proyecto se encuentra dentro de la cuenca rio balsillas y las microcuencas de los ríos que la conforman. Al respecto el decreto 1504 de1998 en su artículo 5 establece; entre los elementos constitutivos del espacio publico en el numeral 1 literal b Áreas para la conservación y preservación del sistema hídrico: conformado por:

  1. i) Elementos naturales, relacionados con corrientes de agua, tales como: cuencas y microcuencas, manantiales, ríos, quebradas, arroyos, playas fluviales, rondas hídricas, zonas de manejo, zonas de bajamar y protección ambiental, y relacionados con cuerpos de agua, tales como mares, playas marinas, arenas y corales, ciénagas, lagos, lagunas, pantanos, humedales, rondas hídricas, zonas de manejo y protección ambiental….

Así, se viola el artículo constitucional, 63, en la medida que se afecta la cuenca y las microcuencas del rio balsillas, por cuanto estas son parte integral del espacio público, el que a su vez en inalienable, inembargable e imprescriptible. Como quedo establecido en el plano de la CAR, cuenca del rio balsillas, Direccion de Gestión del Ordenamiento Ambiental y Territorial.

Las cuencas y microcuencas, manantiales, ríos, quebradas, rondas hídricas, zonas de manejo y protección ambiental pertenecen al espacio público, el que según el artículo 1 del precitado decreto:  Es deber del Estado velar por la protección de la integridad del espacio público y por su destinación al uso común, el cual prevalece sobre el interés particular.

Terrenos clases agrologicas I, II y III son protegidos.

El decreto 3600 de 2007 establece en el artículo 4°. Categorías de protección en suelo rural. Las categorías del suelo rural que se determinan en este artículo constituyen suelo de protección en los términos del artículo 35 de la Ley 388 de 1997 y son normas urbanísticas de carácter estructural de conformidad con lo establecido 15 de la misma ley:

  1. Áreas para la producción agrícola y ganadera y de explotación de recursos naturales. Incluye los terrenos que deban ser mantenidos y preservados por su destinación a usos agrícolas, ganaderos, forestales o de explotación de recursos naturales. De conformidad con lo dispuesto en el parágrafo del artículo 3° del Decreto 097 de 2006, en estos terrenos no podrán autorizarse actuaciones urbanísticas de subdivisión, parcelación o edificación de inmuebles que impliquen la alteración o transformación de su uso actual. Dentro de esta categoría se incluirán, entre otros, y de conformidad con lo previsto en el artículo 54 del Decreto-ley 1333 de 1986, los suelos que según la clasificación del Instituto Geográfico Agustín Codazzi, IGAC, pertenezcan a las clases I, II y III, ni aquellos correspondientes a otras clases agrológicas, que sean necesarias para la conservación de los recursos de aguas, control de procesos erosivos y zonas de protección forestal.

El polígono del aeropuerto se encuentra dentro de suelos agrícolas y dentro de las clases de suelo I, II y III que son suelos protegidos en términos del decreto 3600 del 2007. El cual técnicamente quedo establecido de acuerdo con el levantamiento detallado de suelos en las áreas planas de catorce municipios de la sabana de Bogotá y en un municipio en el valle del río Magdalena Departamento de Cundinamarca, realizado por el IGAC, en convenio con la CAR y Gobernación de Cundinamarca y Ministerio del Medio  Ambiente.

Además se debe considerar el cumplimiento del marco normativo en relación a la ley 136 de 1994 en su Artículo 33º. Usos del suelo. Cuando el desarrollo de proyectos de naturaleza turística, minera o de otro tipo, amenace con crear un cambio significativo en el uso del suelo, que dé lugar a una transformación en las actividades tradicionales de un municipio, se deberá realizar una consulta popular de conformidad con la Ley. La responsabilidad de estas consultas estará a cargo del respectivo municipio.

PRETENCION

En consecuencia, le solicitamos que como autoridad ambiental adopte las medidas necesarias de protección de los derechos colectivos amenazados tales como;

  1. a) El goce de un ambiente sano, de conformidad con lo establecido en la Constitución, la ley y las disposiciones reglamentarias;
  2. c) La existencia del equilibrio ecológico y el manejo y aprovechamiento racional de los recursos naturales para garantizar su desarrollo sostenible, su conservación, restauración o sustitución. La conservación de las especies animales y vegetales, la protección de áreas de especial importancia ecológica, de los ecosistemas situados en las zonas fronterizas, así como los demás intereses de la comunidad relacionados con la preservación y restauración del medio ambiente;
  3. d) El goce del espacio público y la utilización y defensa de los bienes de uso público;
  4. e) La defensa del patrimonio público;
  5. m) La realización de las construcciones, edificaciones y desarrollos urbanos respetando las disposiciones jurídicas, de manera ordenada, y dando prevalencia al beneficio de la calidad de vida de los habitantes.

Ing Luis Fernando Morales Casallas.

CC 11¨429.416

Lic Roberto Angel Conde

CC 14´216.191

Ing Natalia Piza Neuque

CC

Orlando García Hernández

CC

 

Compartir:
Evaluar

serafinsolar@gmail.com

Sin comentarios

Dejar su comentario

X